Cobertura

La cobertura es el seguro de riesgos asociados con el cambio en los precios de cualquier activo. La cobertura ayuda a “congelar” la tasa de cambio favorable para usted o el precio de los activos por el período de tiempo necesario. Por ejemplo, si usted realiza la cobertura de sus fondos, independientemente de la fluctuaciones monetarias, no perderá dinero.

Sin embargo, la cobertura no brinda la posibilidad de ganar en la diferencia de los tipos de cambio, para esto existen otras herramientas.

¿Cómo funciona?

Supongamos que dentro de un mes usted planea realizar una transacción que incluya la compra o venta de activos. Usted desea fijar los precios actuales de los activos o de la divisa de la transacción. Con ayuda de la cobertura usted podrá “congelar” para sí los precios, incluso sin tener en ese momento el valor total de los activos.

El primer paso es dirigirse a la empresa de gestión. Ésta le ayudará a calcular el volumen de la transacción, a elegir la empresa corredora adecuada y a ocupar la posición correcta en el mercado.

Una vez ocupada la posición, las fluctuaciones en el mercado de divisas y los cambios en los precios de los activos que le interesan, no afectarán los parámetros de la transacción. Si los precios de los activos cambian de manera desventajosa para usted, las posiciones en el mercado generarán ganancias que compensarán las pérdidas. Si los precios de los activos cambian a su favor, las posiciones de mercado generarán pérdida, lo que compensará estas ganancias.

Usted no pierde nada: cualesquiera que fueran las fluctuaciones monetarias y los cambios de precios de activos, usted mantendrá el precio fijado durante la cobertura.

¿En qué situaciones se debe aplicar la cobertura?

La cobertura es necesaria cuando se desea eliminar los riesgos asociados con el cambio en los precios de los activos o de la divisa.

Ejemplos de situaciones en las que vale la pena aplicar la cobertura:

  • Usted compra o vende cualquier cosa en cualquier moneda extranjera.
  • Usted desea eliminar algunos de los riesgos en su negocio y "vincularse" a una divisa que no sea el rublo o a una canasta de divisas. Por ejemplo, su empresa desea guardar el capital en la canasta de divisas: franco suizo, euro y dólar.
  • Usted planea una transacción aplazada y desea “congelar” los precios actuales para el futuro.

Le recomendamos ponerse en contacto con la empresa de gestión para que pueda concentrarse en el negocio, en lugar de analizar los posibles riesgos.