Auditoría

La auditoría ayuda a los propietarios y directores de negocios a orientarse en los cambios de precio de varios grupos de activos: divisas, bienes físicos y títulos de valor. Contando con información sobre el estado del sector, usted podrá tomar decisiones sopesadas.

Por ejemplo, si usted dirige una fábrica de laminado de tubos, es importante que comprenda la previsión de precios de los metales para unas semanas en adelante para gestionar con éxito las operaciones de la empresa.

Qué tipo de negocios necesita auditoría:

Las empresas medianas que no cuentan con un departamento analítico en su estructura, pero necesitan del análisis de mercado. De esta manera nosotros reemplazamos al departamento de analistas para las empresas medianas.

Las grandes empresas que necesitan pronosticar los precios de los activos que cotizan en bolsa no a través del perfil de sus propios especialistas, o complementar la información existente con ayuda de un ejecutor externo.

Grupos de activos que pueden ser analizados:

1. Divisas.
Conocer el pronóstico del movimiento del mercado de divisas es importante para las empresas que realizan actividades económicas en el extranjero: ajuste de cuentas con socios extranjeros, clientes, proveedores.

2. Bienes físicos.
El análisis de bienes físicos es útil para las empresas que producen o procesan materias primas, tales como: metales, hidrocarburos, granos, entre otros.

3. Acciones de empresas.
El pronóstico y el análisis del mercado de valores son importantes no solo para las compañías financieras, sino también para las empresas de otros sectores, para que éstas puedan entender la situación en el mercado de valores de su sector, pronosticar su propia capitalización, realizar transacciones importantes y asignarlas para el momento óptimo.

¿Cómo funciona?

Nosotros le explicamos su tarea y le recomendamos un conjunto de activos, cuyo pronóstico deberá seguir para resolver sus tareas. Para eso estudiamos las noticias más importantes del sector, examinamos informes de fuentes especializadas y realizamos el análisis técnico. Seguidamente acumulamos la información obtenida y elaboramos una conclusión.

Es importante tener en cuenta que la conclusión no es una solución final. Las recomendaciones pueden modificarse con los cambios del mercado, por lo que acompañamos al cliente mientras sea necesario y actualizamos el pronóstico regularmente. Preferimos trabajar a largo plazo e informar constantemente al cliente sobre el análisis de un tema determinado.

A cada cliente se le asigna un gestor personal que conoce la historia de la cooperación y las tareas del cliente.